Para contextualizar el comienzo del estudio de la Motricidad Orofacial, debemos volver a la década de 1900 en Hungría, donde no solo fue fundada la primera escuela de Ortodoncia, sino que también se creó la carrera de la Fonoaudiología (Villanueva, 2005).

La Motricidad Orofacial no nace directamente de la fonoaudiología, sino del estudio de la terapia Miofucional que hacían alusión a los músculos que participan de la deglución, por lo que podemos concluir que las primeras investigaciones en la materia fuera realizada por Ortodoncistas y ortopedas. Recién unos 50 años después de la fundación de la carrera de

fonoaudiología, se comienza hablar de alteraciones en la función deglutoria como agente a considerar en los tratamientos realizados por los especialistas ya nombrados.

Aun en la actualidad, los profesionales de estas áreas y fonoaudiólogos abordan juntos las patologías que alteran las funciones de la región Orofacial y cervical (Villanueva, 2005).

Hoy en día, tanto la fonoaudiología como su rama específica de la Motricidad Orofacial, se han desarrollado, y hoy cuentas con centros en todo el mundo encargados del estudio, la prevención, evaluación, diagnóstico, habilitación, perfeccionamiento y rehabilitación de las estructuras y funciones Orofaciales, entre los que podemos destaar a la ASHA (American Speech-Languaje-Hearing) y la IAOM (International Association of Orofacial Myology), (Villanueva, 2005).

Dentro de Latinoamérica podemos destacar la organización brasileña CEFAC (Centro de Especialización en Fonoaudiología Clínica). Brasil destaca en el campo por su desarrollo en esta área, donde encontramos personajes de renombre internacional como Irene Queiroz Marchesan, que es la fundadora de esta organización (Queiroz, 2005).

Las funciones del sistema estomatognático son:

  • Respiración
  • Succión
  • Masticación
  • Deglución
  • Fonoarticulación